El genesis extraterrestre II

Von admin, 17. Januar 2023
cain

El génesis extraterrestre. Segunda parte.

Desde la huida del paraíso al diluvio universal.

 

Lilith, Adam y Eva huyeron del paraíso. Vieron desde lo lejos la gran explosión del domo que creo el valle del Rif. La primera catástrofe de origen extraterrestre en la tierra.

Los 3 caminaron hacia norte durante muchos días, semanas hasta que llegaron a las montañas de Etiopia. Allí se fundó el primer asentamiento humano.

El tratamiento hormonal que impedía la fecundación de las hembras se interrumpió y al poco tiempo ambas mujeres quedaron embarazadas. Así se fundaron las primeras familias que luego se convirtieron en tribus: La tribu de Lilith y la tribu de Eva. Durante muchos años fueron un matriarcado, aunque después de la primera guerra mundial prehistórica cambiaron el nombre por: La tribu de Abel y la tribu de Caín.

Ambas poblaciones se dedicaron a conquistar el Sahara, que en la época era un vergel. Algo muy parecido al paraíso primigenio. Los dos grupos humanos comenzaron a especializarse. Los descendientes de Lilith o cainitas se dedicaron a la caza y los hijos de Eva, la tribu de Abel comenzó a cultivar la tierra. Pero no de manera sedentaria, sino nómada.

Los Annunaki habían implantado en la mente humana la necesidad de hacer ofrendas a los dioses. Este punto era fundamental para sus planes. La humanidad deberá trabajar y extraer recursos para sus creadores. Este comportamiento estaba en lo más profundo del inconsciente y ambas tribus comenzaron a hacer ofrendas con los productos con los que se alimentaban: Carne y vegetales. Como no había un horno para recoger las ofrendas, lo que hacían era quemarlas en una hoguera.

 

Por eso está escrito en el Genesis capitulo 4 versículos del 1 al 4

Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón.
Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra.
Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.
Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;

 

No se sabe muy bien cómo empezó la primera guerra de exterminio de la historia. Antropólogos han hecho comparaciones con tribus de chimpancés que forman dos grupos y luego luchan hasta la aniquilación de uno de los bandos. En realidad, la aniquilación total de los machos y la absorción de las hembras que solo tienen hijos con los machos de la otra tribu.

Y eso fue lo que paso. De un día para otro los descendientes de Lilith y Caín cazaron hasta la muerte a todos los machos de la tribu de Abel. Hasta casi su aniquilación total.

Como se dice en el Genesis capitulo 4 versiculo 8

Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.

Los annunaki seguían en la tierra. Habían descubierto yacimientos de oro y uranio en el actual Gabón y su rentabilidad justificaba la presencia de una pequeña colonia minera.

Los satélites que orbitaban la tierra observaron un aumento de fuegos en el Sahara que no eran naturales. Enviaron orbes con videocámaras y documentaron la matanza, el genocidio de los hijos de Abel, cazados y asesinados sin piedad por la tribu de Caín.

Los videos que trasmitían los satélites eran impresionantes Por muchos lugares Sahara yacían muertos los hombres de la tribu de Eva, tirados en la tierra. Habían robado a las mujeres, las habían raptado y estaban prisioneras. Los campos cultivados estaban quemados. La primera imagen de la desolación en la tierra. La primera guerra de la prehistoria.

Los annunaki no esperaban este resultado en absoluto. Muy pronto entendieron que los humanos eran los descendientes de aquel experimento genético en el domo.

Primero, pensaron en exterminar a la raza humana. Eran como una plaga a destruir. Lanzaron una bomba quántica climática entre las fronteras actuales de Libia y Egipto. Es el famoso cráter de Kebira. La explosión fue mil veces la bomba atómica de Hiroshima. Las altas temperaturas cristalizaron los rayos. Toda vida desapareció en 500 kilómetros a la redonda.

 Todavía quedar retos de arena fundida que al enfriase formo el llamado cristal libio del desierto, que fue muy apreciado por los antiguos Egipto siglos después para hacer joyas.

Los annunaki creyeron que habían destruido a la humanidad, pero no fue así. Algunos miembros de la tribu de Lilith huyeron hacia el sur, a las orillas del gran lago Chad que se empezó a desecar por el efecto del ataque cuántico.

Al principio les cazaron uno a uno con orbes que detectaban el calor. Pero era una tarea muy tediosa. Es muy difícil eliminar las plagas.

En ese momento intervino Enki. Consiguió convencer al resto de los annunaki de no exterminar a los humanos, sino marcarlos genéticamente y dejarles libres en una tierra pobre en recursos. Se extinguirían por si solos.

Y eso es lo que los annunaki hicieron. Insertaron un gen especial fácilmente detectable a los individuos capturados y les dejaron libres en el Sahara o la tierra de Nod como se llamaba en aquellos tiempos.

Todo el terreno estaba en camino a la desertificación total.

 

Esta la historia que la biblia quiere explicar con los versículos del 10 al 16 del capitulo 4

 

Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.

Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano.
Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza; errante y extranjero serás en la tierra.


Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado.
He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.
Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara.
Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén.

 

El plan de Enki era un doble experimento.

Primero dejaría a los humanos libres en una tierra antes rica, pero en proceso de desertificación. Buscaría un nuevo Adán y le daría algunos conocimientos básicos sobre los metales y la ganadería y vería el resultado.

El elegido fue Enoc, unos de los más inteligentes especímenes que habían capturado, marcado genéticamente y luego liberado. Fue el primero de los profetas. Gracias al localizador de ADN se pudo seguir su descendencia como posteriormente veremos.

El versículo 17 del capitulo 4 del Genesis menciona

 

Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc; y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Enoc

 

El experimento funciono. Los humanos se adaptaban bastante bien al nuevo medio pobre en recursos

 Enki decidió dar más conocimientos a los humanos sobre la cría del ganado y la metalurgia. También se interesó por la música ya que los primeros humanos tenían sentido del ritmo. Les ofreció primitivos instrumentos que muy pronto aprendieron a reproducir.

Todo esto queda reflejado en el Genesis en los versiculos 20 al 22 del capitulo 4

 


Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganados.
Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta.
Y Zila también dio a luz a Tubal-caín, artífice de toda obra de bronce y de hierro;

 

Los hijos de Caín vivieron en el Sahara durante muchos siglos y construyeron la famosa ciudad de Enoc que con el tiempo genero la palabra etlonc que vario en atlan y después llamada Atlántida

La ciudad de la Atlántida fue destruida por otra bomba cuántica algún tiempo después. Sus restos son el famoso ojo de Sahara que puede verse desde un satélite orbitando la tierra.

Pero volviendo al doble experimento de Enki:

Por un lado, una sociedad pobre en recursos, los maldito, marcados genéticamente.

Y al otro lado del Sahara, una tierra regada por un rio y rica en recursos, ganadería, agricultura, metales. Se trataba de Egipto.

La tierra prometida para los descendientes de Abel. Y es lo que se escribe en el Genesis capitulo 5 versiculo 3.

Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set.

 

Set fue el elegido de Enki para liderar el pueblo elegido que podría servir a los annunaki en la recolección de oro y otros minerales. Por ello Set es también el nombre de un Dios egipcio.

Y lo hicieron durante muchos siglos fielmente. Egipto progreso y fue la primera cuna de la civilización. Todos estos siglos lo expresan el Genesis en el capítulo 5 versículos del 6 al 7con estas palabras

 

Vivió Set ciento cinco años, y engendró a Enós.
Y vivió Set, después que engendró a Enós, ochocientos siete años, y engendró hijos e hijas.

 

En aquellos momentos hubo un debate muy intenso entre los Anunnaki. El proyecto humanidad era viable: se podía utilizar a estos seres para la producción de recursos en la tierra. Decidieron expandir las colonias: colonia I fue Egipto. Colonia II Sumeria y Colonia III el mar negro que por aquellos tiempos era tierra firme pues el estrecho de Dardanelos estaba cerrado.

Pero la agresividad innata al ser humano podría ser un problema. Se temían disturbios o incluso que la humanidad se rebelara contra los propios annunaki.

Enil, el eterno rival de Enki necesitaba trabajadores para sus minas en Gabón. Con poco entrenamiento los humanos podrían desempeñar el trabajo de extraer el precioso uranio.

Las minas de Oklo, en la República de Gabón, existen hoy en día, aunque agotadas. Hace algunos años saltaron a la prensa internacional cuando una empresa francesa descubrió que su uranio ya había sido extraído y utilizado. Las muestras de uranio normales disponían de aproximadamente un 0,7% de material aprovechable mientras que las de Oklo apenas se acercaban al 0,3%. El material analizado parecía el desecho de una reacción nuclear.

 

Enil propuso utilizar el implante genético de ofrendas para que los descendientes de Caín y del Lilith se ofrecieran ellos mismos como esclavos. Este es el verdadero origen de la religión de Baal y los sacrificios humanos a este Dios primigenio.

La tribu de Caín no debía ofrecer sacrificios de animales, sino de hombres y mujeres jóvenes. Debian llevarlos al templo y arrojarlos a un contenedor donde les dormían con gas. Luego una nave los llevaba a las minas, donde trabajarían hasta su muerte.

El primer infierno que la humanidad recuerda son aquellas minas bajo tierra donde debían trabajar sin fin. Alimentados por un compuesto nutricional que más tarde se llamó mana.

No debemos juzgar a los annunaki con nuestros criterios morales. La humanidad hace los mismo con los animales de carga como los caballos y los bueyes. Trabajan hasta que no pueden más y luego se los sacrifica

Los anunnaki hace no muchos años consideraban a la humanidad como una plaga. Se puede decir que hubo una evolución pues ahora éramos útiles y no merecíamos a exterminación total, sino un trabajo productivo.

Las minas de Oklo continuaron funcionando durante muchos siglos. Pero no hay ninguna prueba escrita de ello. Solo queda los residuos de uranio.

Pero volvamos a Egipto. El experimento funcionaba bien. Los descendientes de Eva entregaban voluntariamente al templo cereales, oro y otros metales. Enki se comunicaba con los profetas Faraones y obtenía los tributos sin forzarlos.

 

Entonces el espíritu científico de los annunaki se volvió contra ellos. Enil convenció a Enki de continuar con los experimentos genéticos. Nuevos estudios con primates habían descubierto que los machos mas grandes suelen ser los lideres de la manada. ¿Qué pasaría si se creara una nueva raza de gigantes que dominaran a todos?

Ellos serian los nuevos amos de la tierra que seguirían las ordenes de los Annunaki.

 

Para ello necesitaban el genoma completo de un ser humano. Eligieron al Faraón profeta Enoc.

Por eso esta escrito en el genesis capitulo 5 versiculos 23 y 24

Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años.
Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

 

Se lo llevo Dios porque se lo llevaron a la nave nodriza que orbitaba alrededor de la tierra y se llamaba Edén. En la base espacial le clonaron completamente y generaron un gen de gigantismo que implantarían en hembras humanas.

Volviendo a la biblia podemos leer lo siguiente en el Genesis capítulo 6 versículo 4.

 

Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos.

Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

 

La biblia no ofrece más información sobre este hecho histórico desconocido. Para saber más debemos referirnos al libro de Enoc, considerado apócrifo para catolicismo y muchas otras variantes cristianas. Lo que descubrimos en sus páginas es la primera rebelión de los annunaki contra sus jefes directos en el planeta Nibiru.

Si repasamos la historia de la humanidad, que no es muy diferente a la de los annunaki, el colonialismo explotador tiene dos maneras de presentarse: Dominio indirecto y dominio directo.

El dominio indirecto era lo que, hacia Enki, los faraones profetas se comunicaban con los dioses y daban tributo. Los dioses no interferían con la vida cotidiana de las poblaciones indígenas.

Pero un grupo muy numeroso de la expedición a la tierra querían un dominio directo Querían una raza de gigantes híbridos que fueran los gobernantes de la tierra y que hablaran directamente con los dioses. En realidad pensaron que los gigantes podrían hacer mucho mejor el trabajo en las minas y también controlar a seres humanos más pequeños con facilidad.

Un piloto experimentado, Shemihaza, tomo el poder en la nave nodriza llamada Eden. Dio un golpe estado y consiguió el control de la estación espacial. Su plan era inseminar a algunas hembras humanas y conseguir una raza de gigantes.

Por ello esta escrito en el capitulo 6 del libro de enoc

 

y los Vigilantes, hijos del cielo las vieron y las desearon, y se dijeron unos a otros:

"Vayamos y escojamos mujeres de entre las hijas de los hombres y engendremos hijos

Entonces Shemihaza que era su jefe, les dijo:

 "Temo que no queráis cumplir con esta acción y sea yo el único responsable de un gran pecado".

Pero ellos le respondieron:

"Hagamos todos un juramento y comprometámonos todos bajo un anatema a no retroceder en este proyecto hasta ejecutarlo realmente".

Entonces todos juraron unidos y se comprometieron al respecto los unos con los otros, bajo anatema.

El complot estaba ya urdido. Fueron doscientos annunaki que descendieron en la ciudad de la Atlántida en la cima de un monte llamado Hermon

El mismo libro de Enoc nos da los nombre de los  annunaki que para los humanos eran ángeles, también llamados vigilantes

 

 

 

Estos son los nombres de sus jefes:

Shemihaza, quien era el principal y en orden con relación a él, Ar'taqof, Rama'el, Kokab'el, -'el, Ra'ma'el, Dani'el, Zeq'el, Baraq'el, 'Asa'el, Harmoni, Matra'el, 'Anan'el, Sato'el, Shamsi'el, Sahari'el, Tumi'el, Turi'el, Yomi'el, y Yehadi'el.

 

Los vigilantes descendidos a la tierra comenzaron a inseminar mujeres y nació una nueva raza de gigantes. Pero todo el plan necesitaba tiempo. Debian educar y dar conocimientos a los gigantes para que pudieran servirles apropiadamente. Y quien mejor que las hembras humanas, las madres.

Esto es lo que cuenta el capítulo 7 del libro de los vigilantes

Todos y sus jefes tomaron para sí mujeres y cada uno escogió entre todas y comenzaron a entrar en ellas y a contaminarse con ellas, a enseñarles la brujería, la magia y el corte de raíces y a enseñarles sobre las plantas.

Quedaron embarazadas de ellos y parieron gigantes de unos tres mil codos de altura que nacieron sobre la tierra y conforme a su niñez crecieron;

 

A esta raza de gigantes también se les llama los Nefelim. Los annunaki direon muchos conocimientos a los nuevos señores de la tierra.

El siguiente capítulo del libro de Enoc cuenta

Y Asa'el enseñó a los hombres a fabricar espadas de hierro y corazas de cobre y les mostró cómo se extrae y se trabaja el oro hasta dejarlo listo y en lo que respecta a la plata a repujarla para brazaletes y otros adornos. A las mujeres les enseñó sobre el antimonio, el maquillaje de los ojos, las piedras preciosas y las tinturas

 

Pero el plan salió mal. Algunos de los Nefelines no eran malos y ayudaban a su pueblo como grandes héroes. Semidioses pues descendían de los vigilantes. Es lo que menciona el Genesis oficial al decir:

Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

 

 Pero muchos de los nefelim eran más crueles que los humanos y pronto se aprovecharon de su fuerza. Mataban a todos los hombres que se resistían y se originó un reino de opresión sobre la tierra. Décadas de sufrimiento y muerte. Nadie podía oponerse a estos gigantes.

Los rebeldes en la base nodriza no se preocupaban excesivamente por estas atrocidades. La producción de metales marchaba muy bien, incluso había aumentado. Abajo en la tierra reinaban sus gigantes y eso les convenia.

Pero no todos los annunaki eran tan insensibles. Había cuatro especialmente sensibles al sufrimiento de la humanidad. Sus nombres eran: Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel. Decidieron comunicarse directamente con el planeta Nibiru y denunciar la rebelión que había ocurrido en la estación espacial Eden.

Es lo que cuenta el libro de los vigilantes capitulo 9

Entonces Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel observaron la tierra desde el santuario de los cielos y vieron mucha sangre derramada sobre la tierra y estaba toda llena de la injusticia y de la violencia que se cometía sobre ella.

Considerando esto, los cuatro fueron y se dijeron: "el grito y el lamento por la destrucción de los hijos de la tierra sube hasta las puertas del cielo".

Y dijeron a los santos del cielo: "Es ahora a vosotros a quienes las almas de los hijos de los hombres suplican diciendo 'llevad nuestra causa ante el Altísimo, nuestra destrucción ante la gloria majestuosa y ante el Señor de todos los señores' en cuanto a majestad".

 

Consiguieron enviar pruebas a través de una transmisión codificada. Los rebeldes controlaban todas las comunicaciones oficiales con Nibiru. Pero los cuatro ángeles utilizaron un viejo sistema redundante de seguridad que los rebeldes no conocían.

Cuando llegaron las noticias a Nibiru y fueron verificadas doblemente, la reacción del gobernante AN fue inmediata. Los rebeldes debían ser destruidos. El imperio no podía permitir una rebelión de esta importancia en una colonia lejana.

En primer lugar, lanzo una bomba termo quántica que destruyo casi totalmente la ciudad de Atlan donde vivían muchos de los vigilantes rebeldes con las nuevas generaciones de gigantes. Casi todos murieron fulminados. Pero algunos sobrevivieron en un bunker subterráneo. Pero poco podían hacer pues estaban incomunicados y las salidas estaban bloqueadas.

En el capítulo 10 del libro de los vigilantes está escrito

Y el Señor dijo a Gabriel: "Procede contra los bastardos y réprobos hijos de la fornicación y haz desaparecer a los hijos de los Vigilantes de entre los humanos y hazlos entrar en una guerra de destrucción, pues no habrá para ellos muchos días.

 

Algunos nefialims no fueron destruidos y huyeron por el mundo. Parecía que el proyecto tierra había fracasado rotundamente. El gobernante de Nibiru, An, se arrepintió de haber comenzado este proyecto de explotación y pensó comenzar de cero. Destruyendo toda la vida.

 El plan Reset o proyecto diluvio.

Inundaría la tierra cambiando la orientación de los polos y provocando un deshielo masivo. Esto haría desaparecer toda vida humana y animal.

Como menciona la biblia en el capitulo 6 del génesis, versículos 6 al 7.


Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.
Y dijo Jehová: Borrare de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.

 

Enki intercedió una vez más por la humanidad. Convenció a An, el gobernante supremo de Nibiru, de probar una vez más con un grupo reducido de humanos y una pareja de los animales más productivos. Sería una base para comenzar de nuevo el proyecto aprendiendo de los errores y dando forma a una humanidad útil para los proyectos de los Annunaki.

Fue Gabriel, el vigilante que alerto de la rebelión, quien fue encargado de entrar una pequeña tribu humana digna de ser salvada. El clan de noe fue elegido.

Para sobrevivir al diluvio debía prepararse, recoger muestras de especies animales y vegetales, almacenar víveres y construir una nave. En realidad, la nave la ofrecieron los vigilantes buenos y el clan de noe la recubrió de madera y la cubrió de brea para ocultarla a los ojos de los nefelines

 

Es lo que cuenta el génesis capítulo 6 versículos del 18 al 22

 

Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo.
Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán.
De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo, para que tengan vida.
Y toma contigo de todo alimento que se come, y almacénalo, y servirá de sustento para ti y para ellos.
Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mandó.

 

El resto de la historia es por todos conocida. El plan reset funciono. Se reventaron las compuertas del estrecho de Dardanelos y el agua sumergió totalmente la colonia Tres, donde ahora se encuentra en mar negro. La vuelta en los ejes magnéticos terrestres provocó enormes maremotos que inundaron las otras dos colonias: Egipto y Sumeria.

Los vigilantes o ángeles buenos cuidaron de la nueva humanidad de manera indirecta. Con mensajes telepáticos a los profetas dirigentes.

Pero la historia es muy compleja y nada salió como planeado.

Sobre Enoc hablaremos en otro capítulo, pues fue un personaje clave en el castigo de los vigilantes rebeldes. Fue el primer humano que llego al planeta de los Annunaki, llamado Nibiru. Y nunca regreso mas al planeta tierra.

 

 

 

 

multimedia
Audiodatei

Kommentare